Almacenes y Optimización de Inventarios

Autor: Lic. Marisol Espino González


La cooperación es la convicción plena de que nadie puede llegar a la meta si no llegan todos.

Virginia Burden

En la dinámica empresarial, los negocios buscan mantenerse dentro de la competencia al cautivar al cliente, conservar su lealtad así como establecer estándares o aplicar prácticas que permitan aventajar a sus similares.

El cliente espera que el producto que se le entrega sea correcto, llegue sin daños, en el tiempo correcto y a un costo operacional razonable.  Cuando hay una visión estratégica al respecto, lo anterior surge al haber definido claramente los bastiones corporativos, resumidos en cuatro grandes objetivos:

• Competitividad

• Participación de Mercado

• Posicionamiento

• Rentabilidad

La buena administración del almacén facilita el logro de ahorros potenciales, así como el aumento de utilidades. Su importancia estratégica incluye la participación integral junto con las funciones de mercadotecnia, ventas, compras, planeación, producción, etc.

Esto implica de manera natural dejar de verlo como un área que solo “guarda” cosas. De igual forma, es necesario contar con personal del mejor nivel posible de tal forma que puedan tomar decisiones sobre los problemas inherentes al campo del almacén y las implicaciones que surgen a raíz de las decisiones de la administración de inventarios.

Es todavía una situación común que muchos, especialmente las áreas ajenas a la logística, no tengan conocimiento y/o noción sobre la realidad y trascendencia del buen almacenamiento y de su contribución al logro de las metas corporativas.

A continuación se mencionan algunos retos a superar, colectivamente, con el propósito de optimizar los resultados en la gestión y administración de insumos.

1. Principios: Desde la asignación más apropiada de lugares para custodiar los diferentes inventarios (materias primas, refacciones, producto terminado, etc.), pasando por la definición del sistema de localización más propicio, hasta llegar a la planeación oportuna del área requerida conforme la demanda prevista. Todos deben hablar el mismo idioma.

2. Visión: Más allá de automatizar por automatizar, es menester comprender el papel de la tecnología (lectura y procesamiento de información) que facilite una operación eficiente y efectiva para planear, implementar y controlar el flujo y almacenamiento de bienes tangibles, a un costo operacional razonable, desde el origen hasta el punto de uso o consumo, cumpliendo las expectativas del cliente.

3. Recurso Humano: Si bien ya se ha destacado que necesitamos habilitar al personal para que deje de ser operativo y actúe de una manera más racional, no hay que mirar de soslayo la importancia de aplicar los principios administrativos y de gestión gerencial a fin de facilitar la creatividad para que se encuentre permanentemente la mejor forma de manejar el espacio, codificar materiales y el área de trabajo, y que así contribuya al ejercicio de surtimiento de materiales más efectivo.

4. Confiabilidad: La influencia de las áreas administrativas y financieras puede limitar la visión en cuanto a lo que implica mantener la información (registros) de manera exacta y oportuna. Desde la correcta priorización de material, hasta la adecuada implementación de la metodología para solucionar de raíz las causas de variaciones, son tareas más que importantes que deben compartirse toda vez que contribuyen a mejorar significativamente los resultados financieros periódicos.

5. Inventarios: Otro reto conlleva la responsabilidad de evitar que el almacén reciba las consecuencias de una deficiente o carente planeación. Tanto la empresa como el personal mismo, ha de comprender los flujos, procesos (reglas del juego) e implicaciones detrás de las decisiones relativas al abastecimiento.

6. Reposición: Por último y no menos importante, existe la oportunidad de habilitar al almacén para que advierta, evalúe, analice y, por qué no, recomiende opciones de reabastecimiento, sin caer en la práctica de algunas organizaciones donde la bodega es la que define cuándo y cuánto comprar de cada artículo.

Una vez comprendido lo anterior, hemos de ser congruentes con la esencia de la filosofía del Justo a Tiempo (JIT, o Just In Time por sus siglas en inglés) para permitir que la función cardinal del almacén se desempeñe de la mejor manera: suministrar oportunamente materiales, en volúmenes y a los lugares requeridos, a un costo operacional razonable.

Lo importante no es solo custodiar, sino ser parte importante de la administración de la cadena de suministro, contribuyendo a mejores logros corporativos, satisfaciendo al cliente, con una visión de mujeres y hombres de negocios.

Contáctenos:

Tel: (0155) 5250-7074
Lada sin Costo: 01 800 223 7000
E-mail: contacto@excellencecapacitacion.com.mx
Web: http://www.excellencecapacitacion.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: